Desde niños buscamos la atención de nuestros padres, que nos miren y vean lo que hacemos, luego ya somos adultos con responsabilidades, con trabajos o negocios, y aun así queremos atención.

¿Pero en qué enfocamos ahora nuestra atención? ya no podemos hacer berrinches o dejar desordenada la cama, ahora, escribimos, cantamos, vendemos algún producto o servicio, fastidiamos a alguien que nos gusta hasta que voltea a vernos, seguimos siendo niños pero con otras circunstancias y necesidades.

Son nuestros impulsos y curiosidades las que expresamos textualmente en un navegador web o red social, el algoritmo hace un registro de nuestras búsquedas y empieza a dibujar en su programación a un “yo” virtual, a un “yo” interesado en zapatos, accesorios para teléfonos, videos de soda estéreo en vivo y poco a poco hace un registro enorme de mi atención.

¿Es posible que en un #futuro un software después de medir millones de búsquedas, sepa lo que yo quiero o lo que voy a querer? Un software sabra si en un año yo voy a crear una agencia, o me ire a vivir a Singapur a grabar videos y podcasts? Si es así, ya quiero saberlo, pero me encantaría saber como llega a esa conclusión, sigo siendo optimista, espero que todos estos cambios sean para nuestro beneficio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí